La Cubertería

Aquí debe imperar la combinación de diseño y calidad, con el carácter práctico de la misma, puesto que al fin y al cabo son los utensilios que los invitados van a manipular y con los cuales van a llevarse la comida a la boca. De nada sirve un cuchillo de grandísimo diseño pero que pese excesivamente o corte poco, ni tampoco una cuchara o un tenedor incómodos de llevarse a la boca por su tamaño.

Como sabéis, cada plato requiere un tipo de cubierto. Los hay de pescado, de carne (también conocidos como “cubiertos trincheros”), soperos y de postre. Es labor del maître el gestionar la “mis-en-place”, es decir, el adecuado montaje previo de la mesa, colocándose los cubiertos que corresponda para el menú previsto. También es función del maître el gestionar el adecuado montaje de cubiertos supletorios en las mesas de apoyo anexas a las mesas de banquete, pues siempre surgen menús especiales con necesidades de cubiertos concretas.

Una vez realizada la colocación, si el servicio del lugar que escojáis es de calidad, el personal procederá a un concienzudo repasado de los cubiertos uno por uno, de manara que esten impolutos justo antes de que los invitados vayan a utilizarlos.

Compártelo
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • MySpace
  • Add to favorites
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter

Opina

*