La barra libre

barra libre

Es un momento que todos los invitados suelen acoger con muchas ganas, después de haber estado un buen rato sentado durante el banquete.  Es en el momento del baile y es esencial que la barra libre esté bien organizada para que la fiesta sea un éxito. Ahi van algunas claves…

La barra libre debe estar ubicada cerca de la zona del banquete y del baile, de modo que puedan pedir copas fácilemente tanto los invitados que estén bailando como aquéllos que han preferido quedarse en la mesa un poco más.

Si el sitio donde celebráis vuestra boda es de calidad, con los cafés y con el pase de licores por cada mesa, los camareros ofrecerán también copas a los invitados. Queda muy mal que un invitado pida una copa con el café y que le respondan que se levante a pedirla a otro sitio, o que no se le puede servir hasta que comience la barra libre.

Respecto al servicio de la barra libre, debéis aseguraros de que el sitio que elijáis ponga buen número de camareros, sobre todo al principio de la barra libre, que es cuando más gente se acerca a pedir copas, y cuando pueden formarse mayores colas.

Otra cosa muy importante es la bebida que se sirve. Debéis exigir que se pongan marcas de calidad, y suficiente variedad de cada tipo de bebida. Queda muy mal el tener sólo un par de tipos de Ginebra o de Whisky por ejemplo, pues hoy en día casi todo el mundo pide una marca directamente, y quiere esa marca en concreto.

También es importante que se pongan vasos de calidad. Hay vasos de tibo, vasos ontherocks, copas de balón, etc. Cada vez más, las personas están más acostumbradas a pedir un tipo de vaso concreto y queda muy mal el no poder ofrecerle más que un tipo de vaso. Además, deben ser vasos de buen material, pues el vaso de plástico o el vaso de tubo de cristal fino son recipientes muy vulgares que desmerecen una barra libre cuidada.

Y por último, los refrescos. Exigid que sean refescos de botellín y que haya buena variedad de marcas. Cada copa debe llevar aparejada su botellín de refresco para que el invitado se sirva al gusto. Eso de servir con los refrescos con botellas de 2 litros o el no tener determinadas marcas líderes es algo que indica claramente la calidad de una barra libre.

Y con todo esto, ya tenéis prácticamente todos los ingredientes para que la barra libre sea un éxito y para que la fiesta sea memorable!!

La mesa presidencial

Mesa banquete

 

Es evidente que la mesa presidencial es el centro de todas las miradas durante el banquete, y por ello debe prestársele especial atención. Además es la mesa que marca el ritmo del servicio, pues es la primera que se sirve.

En la Presidencia se sientan normalmente los novios y los padres de ambos. No obstante, en ocasiones se sienta también a abuelos, hermanos o incluso al sacerdote de la boda, si ésta es religiosa.  Cada caso es distinto, pues hay situaciones familiares de todo tipo.

Respecto al tipo de mesa empleado, también hay varias opciones. Lo habitual es emplear una mesa redonda, de modo que los novios y sus padres puedan hablar cómodamente entre sí, cosa que no ocurre tanto en el caso de las Presidencias alargadas.

Un aspecto importante que debéis decidir es cómo queréis la Presidencia del banquete, pues puede ser abierta o cerrada. La mesa presidencial abierta es la distribución habitual y consiste en que la mesa presidencial se coloca en un extremo del banquete, de cara a todas las demás mesas, y colocándose los padres y novios frente a sus invitados. Por otro lado, la Presidencia cerrada, consiste en poner a los integrantes de la mesa alrededor de la misma, colocando a su vez la mesa en un punto central del banquete, rodeada de todas las demás mesas. Esta distribución suele emplearse cuando la mesa presidencial está formada por más de 6 personas, y el inconveniente que tiene es que se le da la espalda a muchos invitados.

Referente a la ubicación de los novios, la novia se sienta a la derecha del novio. Y en una Presidencia convencional el resto de los integrantes de la mesa, se sentarían del siguiente modo. A la izquierda del novio se sitúa la madrina (madre del novio) y a continuación el padre del novio. A la derecha de la novia se sienta el padrino (padre de la novia) y a continuación la madre de la novia.

El banquete

Salon banquete

 -

Una vez termina el aperitivo de la boda, viene el banquete, que es la comida o cena durante la cual los invitados suelen estar sentados y son servidos por el equipo de camareros.

El banquete suele estar compuesto de 3 platos (primero, segundo y postre). El primer plato suele tener como base el pescado o el marisco, y según la época del año debe optarse por un entrante frío o bien por uno caliente. El segundo plato suele ser un plato siempre caliente, basado en algún tipo de carne acompañada de guarnición. Y en cuanto al postre, admite tanto la opción fría como la caliente.

En algunas ocasiones se puede incluso plantear también algún entrante-degustación antes del primer plato y de poca cantidad, para no excederse y llenar en demasiado a los comensales.

Lo que siempre acostumbra a servirse es el sorbete, normalmente entre el primer y el segundo plato, con el objetivo de ayudar al paladar de los invitados en el cambio de sabor del primer al segundo plato.

Asimismo, tras el postre se sirve la tarta nupcial. No obstante, ha de decirse también que esta tradición está cayendo un poco en desuso, y hay muchos novios que optan por no sacar tarta nupcial para su boda.

Por último, después de la tarta, se sirve el café y los licores, en ocasiones acompañados de algun tipo de bombón o petit four.

En otro orden de cosas, a continuación os indicamos algunas cosas importantes sobre las que debéis informaros en detalle respecto a la zona en la que realice el banquete:

- el tamaño de la zona: este es un aspecto clave. La zona debe ser suficientemente amplia, sobre todo por la comodidad de los invitados, y también para que haya un adecuado paso de los camareros. La mejor manera de comprobar que las mesas caben es solicitar un plano a escala con el nº de mesas que calculais ser. Por ejemplo, si soy 300 personas, pedid que os den un plano con 30 mesas en esa zona. Así veréis si realmente hay espacio suficiente. Si os dan cualquier excusa y no os lo dan, sospechad e id con cuidado pues hoy en día cualquier sitio que se precie trabaja con planos a escala.

- el tipo de mesa que se usa:  se debe emplear mesa redonda, pues es la mejor manera de que los invitados se vean y no se den la espalda unos a otros. Respecto al tamaño de mesa, habitualmente es de 1,80 metros de diámetro y admite un máximo de 11 personas, si bien lo normal es poner de 9- 10 personas. Normalmente, suelen haber algunas mesas de otros tamaños, por si no podéis hacer el 100% de las mesas de ese tamaño estándar.

- el tipo de silla que se emplea: probadla vosotros antes. Los invitados van a estar un par de horas sentados en ellas, y la comidad de las mismas es esencial. La silla de plástico es poco recomendable, aunque vaya enfundada, pues es rígida y de poca calidad.

- la iluminación, sonorización y climatización: todas estas instalaciones son importantes y deben estar bien preparadas, pues marcan la calidad o no del espacio. Un salón mal climatizado o mal iluminado puede ser un desastre desde el punto de vista del bienestar de los comensales.

Los buffets del aperitivo

Buffet de quesos

 

Los buffets son puntos que se montan en determinadas zonas del aperitivo, y donde los invitados se acercan a servirse un determinado tipo de canapé o bebida.

Hay multitud de opciones de buffet, desde las más clásicas a las más innovadoras. Normalmente, según el tipo de buffet, se coloca un cocinero o camarero sirviendo a los invitados y adaptándose a sus gustos.

Los más clásicos son por ejemplo el buffet de jamón o el de quesos. En el caso del jamón, un cortador de jamón va viruteando en directo y preparando platos para los invitados. En el caso del buffet de quesos, se preparan distintas variedades de queso previamente cortadas y acompañadas de frutos secos, mermerladas, etc. 

Otros buffets más innovadores son los que tienen como base la cocina en directo. En estos casos, un cocinero se dedica a elaborar al momento frente de los invitados diferentes cosas según el tipo de buffet. Los hay de crêpes, de huevos de codorniz, de foie a la plancha, de mini-tortillas, etc. En todos ellos además se le da a elegir al cliente entre distintas opciones de relleno o de acompañamiento.

También hay buffets de bebidas. Por ejemplo, los barras de coctelería, las barras de mojitos, las barras de Gin-Tonics, etc.

Cualquiera de ellos contribuirá a enriquecer el aperitivo de vuestra boda. Y un consejo más: aseguraos, en el caso de los buffets de comida, que se montan suficientes puntos de cada buffet y en zonas bien repartidas, de modo que no se monten colas innecesarias y todo el mundo pueda acceder a probarlos sin esperas.

El aperitivo de la boda

Jamon en el aperitivo

El aperitivo es uno de los momentos clave de la celebración de vuestro banquete de boda. Debéis pensar que es el momento en el cual se produce el primer impacto de los invitados con la gastronomía de vuestra boda y con el sitio donde la celebréis. Las primeras impresiones son muy importantes y condicionan mucho la opinión general de los invitados acerca de vuestro banquete de bodas en su conjunto.

Además, es un momento de la boda que los invitados difrutan especialmente, pues además de beber y comer, ya que suelen llegar con bastante hambre, los invitados se relacionan con gente que hace tiempo que no ven, y eligen con quieren pasar el rato, a diferencia de lo que ocurre una vez se han sentado en la mesa, donde ya no pueden elegir con quien estar, pues las mesas están pre-establecidas.

Por estos motivos explicados, es esencial que elijáis un sitio donde se le dé al aperitivo la importancia que le corresponde. Para que tengáis algunos elementos de juicio que os permitan valorar la calidad del aperitivo ofrecido, os damos algunas claves:

- El lugar dónde se sirve el aperitivo: lo adecuado es que os den varias opciones, exterior e interior, y que vosotros elijáis según vuestros gustos y según la climatología. Aseguraos de que los espacios son amplios, para que la gente no esté apretada e incómoda. Y también aseguraos de que os ofrecen un Plan B para el caso de lluvia.

- La cantidad de canapés ofrecidos: pensad que la gente llega con hambre, con lo cual debe ofrecérselo un aperitivo abundante en cuanto a nº de canapés. Preguntad qué cantidad de cada canapé se pone en cada evento. Lo ideal es una unidad por persona de cada canapé

- La variedad de canapés ofrecidos: a nadie le gusta comer siempre lo mismo. Por esto debéis aseguraros de que hay suficiente variedad de aperitivos. Mirad el nº de canapés diferentes que os ofrecen y preguntad el tipo de presentación y elaboración que llevan. De nada sirve que haya canapés distintos entre sí, si luego tienen todos una misma base (por ejemplo tartaletas de diferentes cosas) o si todos van presentados en la misma bandeja. Debe haber amplia variedad de presentaciones  y de elaboraciones, para que los invitados vean que el aperitivo está cuidado.

- El servicio de bebida: para que todos los invitados tengan siempre una bebida en mano, debe haber 2 cosas a la vez. Primero, pase de bandejas variadas con distintos tipos de bebida durante todo el cocktail. Y segundo, una barra bien montada donde los asistentes puedan acercarse a pedir lo que deseen. Preguntad sobre las bebidas que se ofrecen, pues ha de haber variedad, y deben presentarse en los vasos que corresponde a cada caso. Los vinos deben ser los mismos que luego se sirvan para el banquete, y las cervezas deben ser de barril, tiradas delante del cliente 

- La cantidad de camareros que se emplean: si quereis que el aperitivo llegue a todas las zonas, y que todo el mundo coma; si quereis que a nadie le falte bebida; si quereis que no hayan colas en la barra; el secreto de todo esto es la cantidad de personal y la buena organización del mismo. Lo adecuado es que haya un camarero cada 10 comensales, para que todo salga como corresponde. La realidad es que muy pocos sitios cumplen esta proporción, y luego la calidad se ve muy afectada.

Os adjuntamos un link a un video, para que podáis haceros una idea de cómo debe ser un buen aperitivo:  Video de un aperitivo de boda

El Servicio de camareros

Servicio de camareros

Una de las claves para conseguir el éxito de cualquier evento es asegurar la calidad del servicio que se ofrece a los invitados. Varios son los aspectos que debéis tener muy en cuenta para aseguraros de que el servicio en vuestro día es el adecuado.

En primer lugar, habéis que tener muy presente el hecho de que la organización y planificación previas al evento son factores absolutamente determinantes, pues de lo contrario la improvisación implica grandes riesgos para el correcto desenlace del evento. Eso supone que debe haber un plano de organización de la sala, deben haber unos listados indicando la ubicación de cada invitado, debe haber una orden de servicio donde se refleje toda la información que puedan aportar los novios y que pueda ser importante para el buen desarrollo del evento (por ejemplo los menús especiales, entregas de ramos o regalos, tartas de cumpleaños de algún invitado, personas con movilidad reducida, etc.).

Es muy importante también que las personas responsables del evento con quienes habéis organizado vuestra boda, estén presentes durante el desarrollo del evento, por lo menos hasta que empieza el baile. Así estaréis mucho más tranquilos porque sabréis que estas personas tienen toda la información para que todo salga como vosotros queréis. Estas personas estarán durante todo el tiempo pendientes de vosotros, y con un solo golpe de vista podréis acudir a ellas para que os ayuden y resulevan cualquier incidencia que pueda surgir. Conviene que esta persona sea distinta al maître, pues éste hace un papel distinto, encargándose de la atención de los invitados y del servicio de la comida o cena, pero no tanto del desarrollo de los detalles del evento, que son los que al final hacen que vuestra boda sea especial.

Asimismo, algo esencial es la cantidad de personal que sirve la boda. Cuando en un evento el ritmo de servicio de los platos es lento, o cuando el aperitivo no llega a todas partes como toca, o cuando la reposición de bebida o pan es deficiente, o cuando los cafés tardan en servirse, esto es muchas veces debido a la escasez de personal. Lo adecuado es que exijáis que se emplee un camarero cada diez comensales, aunque os aseguramos que pocos sitios llegan a ese nivel de servicio actualmente. Esto sin duda marca la diferencia. 

Por último, y no menos importante es que os aseguréis de la calidad y profesionalidad de los camareros que sirven en la Masía. La amabilidad, el trato de Usted, el servir primero a las señoras, el cuidar la imagen personal, el trato educado, el conocer los aperitivos y platos que se sirven… son actitudes que siempre deben estar presentes para conseguir el bienestar y comfort de los comensales.  Esto sólo se consigue cuando el equipo está formado por personas que conocen la casa, que vienen habitualmente y que están implicados con su trabajo.  Y no olvidéis que os garanticen por escrito que el personal esté todo dado de alta, y con contrato en vigor, para evitaros cualquier tipo de problema y responsabilidad subsidiaria que pudiera ocurrir.

Cocina propia vs Catering

Campo Anibal - Nuestra Gastronomía

A la hora de elegir un espacio donde celebrar un evento, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es cómo se elabora la gastronomía que se ofrece a los clientes en ese lugar. Existen básicamente 2 enfoques: el catering y la cocina propia.

El primero de ellos, el catering, es un enfoque que consiste en preparar la comida en una cocina central alejada del lugar donde luego se va a servir. Esa comida pre-elaborada, se transporta mediante camiones frigoríficos al lugar del evento, y allí se regenera y se realiza el montaje de los platos, que luego se van a servir a los clientes. Esta manera de trabajar no es la óptima para conseguir la mejor calidad posible de las preparaciones, al no realizarse todo al momento, de principio a fin en una única cocina. No obstante, es la única manera posible de trabajar en aquellos emplazamientos donde no existen instalaciones de cocina suficientemente preparadas (ya sea porque se trabaja al aire libre, en un chalet o casa particular, o porque se trate de un lugar donde no se cuentan con los permisos sanitarios exigidos para poder tener instalaciones completas de cocina).

El segundo de esos enfoques es la cocina propia. Este es sin duda el método de trabajo que permite obtener la máxima calidad de las elaboraciones gastronómicas. Consiste en que los platos se preparan en una cocina única, junto al lugar donde se sirve la comida a los clientes, sin transportes intermedios de un lugar a otro. Además, esta filosofía permite que la comida pueda estar hecha íntegramente al momento, pues estas cocinas sí que cuentan con los equipos necesarios para ello, a diferencia de la cocina de catering, donde el espacio es muy limitado y la maquinaria muy reducida en capacidades.

Os recomendamos que elijáis siempre lugares que tengan cocina propia, a no ser que se trate de casas particulares donde no quede más remedio que realizar catering. Y también os aconsejamos que, antes de escoger el sitio dónde casaros, exijáis siempre ver antes la cocina antes de reservar. Aseguraos de que cuentan con cocinas suficientemente amplias y modernas, que garanticen un adecuado servicio y bien estructuradas en las 4 zonas esenciales: la zona caliente, donde se encuentran las planchas y hornos; el cuarto frío, donde se preparan los postres y ensaladas; la zona de cámaras frías y almacenes, donde se guardan materias primas y menaje; y la zona de friegue, donde se lleva a cabo el lavado y secado de cada elemento de menaje que se emplea.

Os adjuntamos un link a un video, para que podáis haceros una idea de cómo son los preparativos de un evento, y de la importancia de las instalaciones: Video de los preparativos de un evento