El Servicio de camareros

Servicio de camareros

Una de las claves para conseguir el éxito de cualquier evento es asegurar la calidad del servicio que se ofrece a los invitados. Varios son los aspectos que debéis tener muy en cuenta para aseguraros de que el servicio en vuestro día es el adecuado.

En primer lugar, habéis que tener muy presente el hecho de que la organización y planificación previas al evento son factores absolutamente determinantes, pues de lo contrario la improvisación implica grandes riesgos para el correcto desenlace del evento. Eso supone que debe haber un plano de organización de la sala, deben haber unos listados indicando la ubicación de cada invitado, debe haber una orden de servicio donde se refleje toda la información que puedan aportar los novios y que pueda ser importante para el buen desarrollo del evento (por ejemplo los menús especiales, entregas de ramos o regalos, tartas de cumpleaños de algún invitado, personas con movilidad reducida, etc.).

Es muy importante también que las personas responsables del evento con quienes habéis organizado vuestra boda, estén presentes durante el desarrollo del evento, por lo menos hasta que empieza el baile. Así estaréis mucho más tranquilos porque sabréis que estas personas tienen toda la información para que todo salga como vosotros queréis. Estas personas estarán durante todo el tiempo pendientes de vosotros, y con un solo golpe de vista podréis acudir a ellas para que os ayuden y resulevan cualquier incidencia que pueda surgir. Conviene que esta persona sea distinta al maître, pues éste hace un papel distinto, encargándose de la atención de los invitados y del servicio de la comida o cena, pero no tanto del desarrollo de los detalles del evento, que son los que al final hacen que vuestra boda sea especial.

Asimismo, algo esencial es la cantidad de personal que sirve la boda. Cuando en un evento el ritmo de servicio de los platos es lento, o cuando el aperitivo no llega a todas partes como toca, o cuando la reposición de bebida o pan es deficiente, o cuando los cafés tardan en servirse, esto es muchas veces debido a la escasez de personal. Lo adecuado es que exijáis que se emplee un camarero cada diez comensales, aunque os aseguramos que pocos sitios llegan a ese nivel de servicio actualmente. Esto sin duda marca la diferencia. 

Por último, y no menos importante es que os aseguréis de la calidad y profesionalidad de los camareros que sirven en la Masía. La amabilidad, el trato de Usted, el servir primero a las señoras, el cuidar la imagen personal, el trato educado, el conocer los aperitivos y platos que se sirven… son actitudes que siempre deben estar presentes para conseguir el bienestar y comfort de los comensales.  Esto sólo se consigue cuando el equipo está formado por personas que conocen la casa, que vienen habitualmente y que están implicados con su trabajo.  Y no olvidéis que os garanticen por escrito que el personal esté todo dado de alta, y con contrato en vigor, para evitaros cualquier tipo de problema y responsabilidad subsidiaria que pudiera ocurrir.